Make your own free website on Tripod.com

May Samra

Cuentos sirios
Home
Tradición Árabe
Israel
Mi familia
Cuentos
English
Dame tu Opinión
Otros Sitios de Interés
Philosophies for lonely travel
Mis Encuentros
the moon was orange
may

“Kan ya makan min adim el zaman” Con estas palabras comenzaban los cuentos que fascinaban a grandes y chicos por igual. Antaño, los relataban los hakawati

( cuentacuentos), quienes se sentaban en medio de su público ya sea en una tarima ( mastaba) o en un estrado, con una rababa ( instrumento de una sola cuerda con el que marcaba los momentos clave de la narración). Su propósito era esencialmente didáctico, con una moraleja basada en la sabiduría popular.



Por qué no se debe tener amigos tontos



Alguna vez, un oso quedó atrapado en un pantano y, al hundirse, se enfrentaba a una muerte segura. Un cazador que pasaba decidió sacarlo del pantano y, en virtud de este hecho, se volvió su mejor amigo. Andaban juntos todo el tiempo y el oso protegía al cazador de cualquier peligro al cual éste se enfrentaba.



En una ocasión, el cazador estaba dormido cuando una mosca se detuvo sobre su nariz. El oso, preocupado por el descanso de su amigo, levantó su enorme garra para aplastar al insecto….destrozando el cráneo del cazador.



Moraleja: no se debe tener amigos tontos, porque en vez de ayudar a uno, le afectan.



El escorpión y la tortuga



Un escorpión iba camino a una ciudad lejana cuando se encontró frente a un caudaloso río que no podía atravesar. En un escondite estaba una tortuga que lo miraba con recelo. El escorpión se dio cuenta que la tortuga podía ayudarlo a atravesar si lo cargaba sobre su lomo y nadaba hacia la otra orilla. Le preguntó si podía auxiliarlo. La tortuga respondió que no: “ ¿ Qué tal si me picas mientras te estoy ayudando a atravesar?”. El escorpión le suplicó que lo ayudara y la convenció con estas palabras: “Sería una tontería picarte mientras estamos en el río, porque ambos moriríamos”.



Se montó pues en su lomo y ambos emprendieron la travesía.



De pronto, a la mitad del río, el escorpión picó a la tortuga y cayeron los dos en las turbulentas aguas.



“¿Por qué?” alcanzó a decir la tortuga, mientras el veneno la paralizaba.

“ Herir es una característica que forma parte de mi naturaleza”, respondió el escorpión.



Moraleja: El carácter de una persona dicta su comportamiento y va a manifestarse en los momentos difíciles, aunque la persona intente controlarlo.



El cuento de los cinco pasteles



Alguna vez había una viuda con cinco hijos. Ella los amaba como la tierra ama a las semillas ; ellos la querían como la semilla quiere a la lluvia.

Un día, la viuda sólo tenía la cantidad exacta de harina para preparar cinco pasteles que horneó para sus hijos. Así, a la hora de la cena, les sirvió un pastel a cada uno y ella se dispuso a tomar un té como único alimento del día.

Uno de los hijos se dio cuenta de lo sucedido y pensó: pobre de mi mamá, todo el día ocupada en limpiar, cocinar, coser y lavar para nosotros. Y ni siquiera le toca de comer. El hijo, entonces, cortó su pastel en dos partes y le dio una de ellas a su madre. Al verlo actuar así, los demás hijos lo imitaron y la madre se encontró con dos pasteles y medio frente a ella.



La madre, entonces, sonrió y dijo: miren lo que sucede, cuando alguien hace pequeños sacrificios, es recompensado con mucho. Al inicio de la cena, no tenía nada y ,ahora ,tengo más que cualquiera de ustedes. La madre comió su mitad y puso el resto en la mesa para que sus hijos se sirvieran a voluntad. Así, todos durmieron felices, rodeados por el amor y el afecto, que son más valiosos que cualquier riqueza, y una compensación suficiente para todo tipo de carencia.





Moraleja: hay deshonor en el egoísmo y el camino a la grandeza pasa por la generosidad.





Enter supporting content here